Mantenimiento del suelo radiante

Puede que estés pensando cambiar tu sistema de calefacción, o ya poseas un sistema de calefacción por suelo radiante.

Ya sea el caso de querer instalar un nuevo suelo radiante, o si llevas un tiempo con él, el cuidado y el mantenimiento del suelo radiante correcto, te garantizara una larga durabilidad y retorno de la inversión en muy poco tiempo.

Por lo tanto, si quieres saber todos los detalles acerca del mantenimiento, limpieza y cuidados que debes tener con el suelo radiante, entonces has llegado al lugar correcto. Vamos a exponer de manera clara y concisa los pasos, consejos y detalles a tener en cuenta para realizar un mantenimiento de este sistema de calefacción.

Mantener el suelo radiante con su cuidado

Siempre tenéis que recordar que la prevención es la mejor forma para cuidar de tu nuevo sistema de calefacción por suelo radiante. Si mantenéis unos cuidados correctos, junto a un buen mantenimiento, cómo te habíamos comentado anteriormente, evitaras consecuencias mayores, cómo, por ejemplo:

  • Reparaciones que cuestan bastante más que las reparaciones de los sistemas de calefacción habituales.
  • Mayor consumo de energia.
  • Fugas de agua.
  • Transición irregular de calor.
  • Malos olores por agua acumulada.

Por lo tanto, vamos a repasar algunas recomendaciones, para tener un suelo radiante en óptimas condiciones, y no tener algunos problemas, cómo los mencionados anteriormente.

Vigilar periódicamente el caudalímetro

Seguramente te preguntéis ¿Qué es un caudalímetro? Si vamos a nuestro sistema de regulación del suelo radiante, encontrareis el caudalímetro, un instrumento que permite medir el caudal de ciertos fluidos, en este caso del agua que pasa por las tuberías del suelo radiante, y supervisar que el flujo del agua se distribuya en partes iguales.

¿Por qué es importante revisar periódicamente el caudalímetro? Si el agua que pasa por las tuberías es mayor o tiene una velocidad desmedida, el caudalímetro, te lo indicará, por lo tanto, te avisará si hay un problema en el funcionamiento de tu suelo radiante, en estos casos, llamar a un experto, será la mejor solución.

Si estáis atento, a los cambios de flujos, puedes prevenir futuras fugas de agua, cambios de temperatura no deseados e incluso daños en el sistema de tuberías.

Prevenir la aparición de lodo en las tuberías

Si ya has tenido experiencia con otros sistemas de climatización; Seguramente, sabréis los peligros que tiene para vuestro suelo radiante, la acumulación de lodo dentro de sus tuberías.

Si estáis en zonas lluviosas cómo el norte peninsular, debéis controlar la aparición de lodo en las tuberías, de lo contrario, las consecuencias pueden ser muy graves, cómo el daño en la estructura de las tuberías, que resultan muy costosas y complicadas de reparar.

Revisar los circuitos

Con la ayuda del caudalímetro, podréis regular cada circuito de forma independiente. Esto quiere decir, que cada tubería que compone vuestro suelo radiante, posee un flujo de agua independiente.

Revisar y regular cada circuito como mantenimiento del suelo radiante, te ayudara a conseguir una temperatura ideal para todo tu hogar, ciertamente es uno de los cuidados más básicos que debéis tener en vuestro suelo radiante, sino correréis el riesgo de no obtener su máximo potencial o aprovechar todos sus beneficios.

Mantenimiento del suelo radiante. Problemas frecuentes

Aunque, el suelo radiante es un sistema que tiene una alta durabilidad, sobre todo debido a la calidad de sus materiales, pueden surgir pequeños problemas, mayormente por no tener una prevención adecuada, vamos repasar los más importante, y que necesitarán de un mantenimiento lo más pronto posible.

Fugas de agua

Si encuentras rastros de humedad o fugas de agua, puede que tu suelo radiante tenga algún problema. Esto puede deberse a dos razones, la primera es un escaso mantenimiento de los circuitos de tuberías, o un trabajo mal realizado en la revisión del mismo.

Por otra parte, la segunda razón puede ser una mala instalación del suelo radiante, como por ejemplo, un deficiente revestimiento que no cubra perfectamente todo el sistema.

Aguas en descomposición

La degradación de los metales en los suelos radiante suele ser muy rápida, sobre todo si no se realiza un mantenimiento preventivo. La oxidación, que ocurre en el interior de los tubos, provoca que el lodo tome una composición más espesa, que en consecuencia se acumule dentro de las tuberías y no permita un flujo estable del agua.

La problemática, viene cuando el agua se estanca y comienza a descomponerse, lo que provoca malos olores, daños en el sistema y un mal funcionamiento en todo el suelo radiante.

Excesivo consumo de energía

No olvidéis, que este tipo de sistema de calefacción, funciona con electricidad. Si notáis, un cambio desmedido e inexplicable en las facturas de electricidad, puede que haya un problema con vuestro suelo radiante.

En ese caso, puede que un fusible o problemas en el sistema este causando un mayor consumo de energía, por lo que es necesario efectuar el mantenimiento del suelo radiante.

Averías en de las piezas

Otro problema, que puede surgir de no llevar a cabo medidas preventivas o revisiones periódicas, es el daño de las tuberías, válvulas, bombas e incluso la caldera. Por lo tanto, la limpieza, así como el mantenimiento de vuestro suelo radiante, evitara mayores consecuencias.

Irregularidad en el reparto del calor

¿Cuál es uno de los mayores beneficios de los suelos radiantes? La mayor ventaja es que el calor debe repartirse en partes iguales por toda la habitación y el resto de vuestro hogar.

Sin embargo, cuando en un lugar o diferentes zonas del hogar, donde pasa el suelo radiante, hay más o menos calor, se evidencia un problema en el sistema. Esto ocurre, por el descuido en los mantenimientos periódicos, o la poca limpieza de los circuitos de tuberías.

Mantenimiento del suelo radiante. Cuidados

La limpieza del suelo radiante es muy importante para preservar y mantener un óptimo funcionamiento de todo el sistema de calefacción. Debe ser realizado por un experto o empresa certificada. Finalmente, una correcta limpieza se compone de los siguientes puntos:

  • Limpieza de todos los circuitos de tuberías.
  • Extracción de restos de lodo y obstrucciones.
  • El uso de aditivos para prevenir la corrosión.
  • Mantenimiento y limpieza de las válvulas

Se comienza, vaciando todo rastro de agua del sistema. Seguidamente, los profesionales usan una pequeña máquina que bombea agua a presión, para limpiar cada tubería y los colectores (Conductores de agua).

También, se procede a limpiar cada válvula, ya que, es uno de los lugares donde hay más acumulación de suciedades y obstrucciones.

Ahora, se vuelve a llenar de agua todo el sistema, pero esta vez lo combinaremos con un aditivo, para detener la degradación acelerada de las tuberías, este proceso debe aplicarse por unas 2 semanas.

Finalmente, que ya hemos realizo una limpieza periódica en las últimas semanas, se procederá a un nuevo vaciado y limpieza de todo el sistema con agua a presión, no obstante, se utilizará esta vez, un aditivo especial para tuberías, que ayude a prevenir la corrosión o averías en los circuitos.

Mantenimiento del suelo radiante. Pasos

Si no efectuamos un periódico mantenimiento de al suelo radiante, Comenzara la aparición de distintas averías que impida el correcto funcionamiento de todo el sistema, o peor, tener que invertir en reparaciones sumamente costosas.

El óxido puede obstruir toda la instalación en pocos años, la degradación puede provocar averías muy difíciles de reparar, o la acumulación de lodo que trae diferentes consecuencias en todo el funcionamiento del suelo radiante.

Por eso, hay que tomar diferentes medidas preventivas, para evitar mayores consecuencias, ante todo, mantener una correcta limpieza de todo el sistema del suelo radiante, y constante revisiones en toda la estructura del hogar. Dicho esto, podéis seguir los siguientes pasos, para efectuar un correcto mantenimiento…

Regular los circuitos

Cada circuito de tubería puede trabajar de forma independiente, cómo te habíamos comentado anteriormente, gracias al caudalímetro, podéis conocer y conducir el nivel de agua en parte iguales para una buena calefacción.

Este paso, se realizará para mantener una temperatura estable en todo el hogar, también en este proceso, se podrá identificar cualquier tipo de obstrucción o problemas en los circuitos.

Comprobar el caudalímetro

Cómo parte de un buen mantenimiento del suelo radiante, vigilar los niveles de agua que se distribuyen por medio de los circuitos de tubería, es muy importante. El caudalímetro te mostrara que el flujo del agua es correcto, o si necesita una revisión más específica.

Identificar el lodo

El lodo es uno de los grandes problemas para los circuitos de tuberías, para finalizar un buen mantenimiento, se debe comprobar que no haya restos de lodo en todo el sistema. Se recomienda que el mantenimiento sea realizado por un experto, ya que contara con las mejores herramientas y máquinas para un mejor trabajo.

¿Ya conocéis los cuidados y cómo debéis realizar el mantenimiento a vuestro suelo radiante? Recuerda, que el suelo radiante es uno de los sistemas de climatización más eficiente para tu hogar, por lo tanto, cuidarlo debidamente, podrá hacer que te dure para toda la vida.

Tipos de mantenimiento del suelo radiante

El mantenimiento del suelo radiante no suele ser muy complicado, recordemos que solo funcionan con agua y electricidad. Por lo tanto, hay dos factores a los que debéis prestar atención, que son el nivel de agua y que todo el sistema funcione correctamente.

¿Puedo yo mismo realizar el mantenimiento de mi suelo radiante? Ciertamente, lo recomendable es que el mantenimiento sea realizado por un experto o empresa certificada, de lo contrario, correréis el riesgo de dañar todo el sistema, o provocar cualquier tipo de accidente.

Por otra parte, existen diferentes tipos de mantenimiento para suelos radiante, no obstante, las empresas certificadas y expertos en la materia, suelen realizar tres procesos para cuidar, mejorar y alargar la vida de vuestros suelos radiante.

La prevención

El primer tipo de mantenimiento para un suelo radiante, es la prevención. Se trata de identificar posibles daños en el sistema o en algunos de sus componentes. Este mantenimiento, se debe llevar a cabo periódicamente. Algunos trabajos que se realizan durante dicho procedimiento son:

  • Limpieza de toda la estructura y circuitos de tuberías.
  • Comprobación del caudalímetro.
  • Controlar y poner a punto el flujo del agua.
  • Calibración del sistema y circuitos.
  • Detectar posibles oxidaciones de los conductos.
  • Identificar alguna obstrucción en las tuberías.
  • Mantenimiento de los conductos y vaciado de todo el sistema.

La reparación

Cómo su nombre lo indica, este mantenimiento del suelo radiante se especializa en corregir errores del sistema. Si durante las revisiones de prevención se detectaron averías, problemas en alguno de sus componentes es necesario reponer o reparar el tramo o la pieza afectada.

En este caso, el experto realizara todas las reparaciones que sean necesarias, por lo que, es recomendable estar atento a las revisiones periódicas preventivas, para evitar un mayor daño o reparaciones muy caras.

El desarrollo

El correcto mantenimiento de un suelo radiante, no solo pasa por prevenir y corregir futuros daños, también la actualización y mejoras en todo el sistema, provocará un mejor funcionamiento y seguridad en todo el hogar.

Las mismas leyes e instituciones españolas, piden la renovación de los diferentes sistemas de climatización, sobre todo, cuando hablamos de calderas. Algunas renovaciones que se pueden realizar en vuestro suelo radiante son:

  • Renovar las tuberías.
  • Instalación de dispositivos más modernos.
  • Ampliar el sistema de climatización a otras zonas del hogar.

¿Cada cuánto tiempo debo realizar el mantenimiento del suelo radiante? El mantenimiento preventivo debéis realizarlo periódicamente, normalmente el experto o empresa certificada diseñara un calendario de revisiones por mantenimiento para el cuidado de vuestro suelo radiante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner